Trastornos alimentarios y Hábitos desordenados en el comer entre los estudiantes universitarios: Un acercamiento holístico en UVA

Tanto los trastornos alimentarios como las preocupaciones sobre la imagen física son cuestiones emocionales y psicológicas complejas para las que, en el tratamiento, un modelo de equipo multidisciplinario propociona el cuidado más efectivo para los individuos afectados. En UVA, el Equipo de Consulta y de Tratamiento de Trastornos Alimentarios provee el cuidado y el apoyo para estudiantes afectados por dificultades/trastornos alimentarios, preocupaciones sobre la imagen física y regímenes de ejercicio compulsivo. El equipo trata estos problemas desde una  perspectiva holística que incluye apoyo psicológico, psiquiátrico, médico y nutricional.

El equipo trabaja para proporcionar a los estudiantes el asesoramiento, la consulta médica y el tratamiento más éticos y efectivos. Después de llevar a cabo una evaluación comprensiva, el equipo facilita recomendaciones y colabora con el estudiante en el diseño de un plan para el tratamiento. Estos planes suelen incluir un seguimiento médico y nutricional, y sesiones de psicoterapia. Con el tiempo, el equipo colabora con los estudiantes para hacer los ajustes necesarios en las recomendaciones del tratamiento. Según la necesidad, se puede referir al estudiante a servicios psiquiátricos y ginecológicos, o a otros cuidados de nivel más avanzado. Los estudiantes en camino a la recuperación tienen a su disposición servicios adicionales que pueden incluir terapia o apoyo grupal a través del Centro de Servicios Psicológicos y de Asesoramiento (CAPS), o el tratamiento individual ofrecido por el Centro de Mujeres Maxine Platzer Lynn, la Clínica Ainsworth y CAPS.

La Universidad se enfrenta al problema de los hábitos alimentarios perjudiciales de varias maneras; en adición al trabajo clínico, se incluye la educación y actividad en la comunidad de UVA. La Coalición de Apoyo para Personas con Trastornos Alimentarios y Regímenes de Ejercicio Compulsivos (The Coalition on Eating Disorders and Exercise Concerns; CEDEC, según sus siglas en inglés) es un comité cuyos integrantes son estudiantes, profesores y otros trabajadores de la Universidad que se han comprometido a tratar de ampliar por toda la comunidad universitaria la comprensión, la prevención y el tratamiento de los trastornos alimentarios y del abuso del ejercicio. Concretamente, las metas de la Coalición son fomentar la autoestima de personas que tienen problemas para aceptar su propia imagen física, y también el vivir de manera sana tanto para la mente, el cuerpo y el espíritu, como también ofrecer referencias médicas a aquellos que precisan ayuda.

El programa Nuestro Cuerpo Positivo (Our Body Positive) ofrecido por el Women’s Center, crea colaboraciones con organizaciones a través del Campus con el fin de proporcionar recursos y concienciación sobre las relaciones saludables entre la comida, el ejercicio y la imagen física. Como parte de esta iniciativa, estudiantes entrenados como Promotores de la Salud (Peer Health Educators) dan presentaciones a su cohorte durante todo el año en que enfatizan el comportamiento sano tanto en los hábitos alimentarios como en el estilo de vida.

Consejos para los padres

¿Está Ud. preocupado/a por su hijo/a? A continuación se incluyen algunos consejos para padres cuyos estudiantes tienen–o parecen propensos a adoptar–hábitos de alimentación perjudiciales:

  • Envíenles mensajes positivos que no tengan que ver con su aspecto físico ni sus hábitos de alimentación. Hay muchas presiones sociales que hacen que los estudiantes estén preocupados por su aspecto físico. Por eso es importante que ustedes sean una voz constante que le recuerde a su estudiante que posee muchas cualidades internas positivas duraderas.
  • Fíjense en el peso de su hijo, sobre todo si experimenta un cambio de peso abrupto. Los cambios de peso grandes son raros en jóvenes de edad universitaria y, cuando se dan, suelen estar relacionados con hábitos de alimentación perjudiciales. Estos cambios de peso pueden ir acompañados de un retraimiento social, depresión y una incapacidad para concentrarse.
  • Es importante que Uds. encuentren un punto medio entre apoyar a su hijo/a y también fomentar su autonomía. Frecuentemente los problemas relacionados con sus hábitos de alimentación tienen que ver con estar lejos del hogar familiar y el proceso de aprender a valerse por sí mismo/a. En esta situación, para los padres es un reto prestarse a fomentar la autonomía.
  • Ofrézcanle mucho apoyo y ánimo a su estudiante. Díganle a su hija/o que están preocupados y que les gustaría poder ayudar. Recuerden que no es el trabajo de los padres ser un terapista, ni nutricionista ni un policia de la alimentación o del baño; en cambio, sean conscientes de las causas de la ansiedad y traten de comprender lo que siente su hija/o.
  • Recuerden que los hábitos de alimentación perjudiciales no son simplemente una “fase” de desarrollo. En la mayoría de los casos, los hábitos alimentarios malsanos presentes en adultos jóvenes suelen persistir si la persona en cuestión no recibe información y tratamiento.

Los estudiantes que tengan dificultades en su relación con la comida y/o el ejercicio pueden encontrar recursos y apoyo a través de la Universidad. Anime a su estudiante a buscar estos recursos y un tratamiento apropiado si Ud. cree que es necesario.

Los profesionales que forman parte del Equipo de Consulta y de Tratamiento de Trastornos Alimentarios en el Centro de Salud para Estudiantes incluyen:

  • Deepti Athalye, psicóloga, Servicios Psicológicos y de Asesoramiento
  • Dr. María Portilla, médica, Medicina general
  • Melanie Brede, nutricionista, Oficina de Promoción de la Salud